rutina facial para flojas

Rutina de Cuidado facial para principiantes o flojas

¿Estás adentrándote al mundo del cuidado de la piel y no sabes por dónde empezar? 

Ves todo lo que incluye una rutina de cuidado facial y ya mejor no. O eres de las personas flojas que sólo pensar en esto, ya te cansaste, porque la verdad te cuesta hacer algo por tu propia apariencia.

No te desesperes aquí te explico cómo armar tu primera rutina diaria y no morir en el intento.

PASO 1: Identifica tu tipo de piel, patologías dermatológicas e  intolerancia a ingredientes activos

Debes tener en cuenta ciertas características básicas de la piel, si tu piel es matte, sin brillo excesivo, que se ve bien hidratada, suave al tacto, sin lesiones, es una piel normal.

Si tu piel es de aspecto brillante, con poros dilatados, lo más probable es que tengas una piel grasa.

Si tu piel es frágil al tacto, con vasos sanguíneos fácilmente visibles, probablemente tu piel sea seca. Y si además se irrita o enrojece fácilmente, entonces probable también esté deshidratada.

Identifica ahora si sufres de alguna patología dermatológica, acné, rosácea, etc. No es lo mismo tratar una piel sana que una con una patología dermatológica, muchas incluso requieren tratamiento con dermatólogo.

Finalmente, si no has usado nunca nada en la cara, probablemente algún activo puede no ser tolerado en tu piel, o que simplemente no se lleve bien, hay personas que no pueden usar ácidos, porque su piel reacciona mal, o les produce alergia. En cualquier caso, lo vas a ir identificando.

PASO 2: Identifica un objetivo personal claro 

Tienes que tener una meta, un objetivo en tu rutina facial, y saber que realmente necesitas, a dónde vas con todo esto, pero ojo, este objetivo puede ir cambiando a lo largo del tiempo a medida que la piel vaya mejorando gracias a los productos que vas implementando, debes tener una línea para cada objetivo e irla adaptando a la necesidad de la piel en el momento.

Puede que tu piel esté seca en invierno y grasa en verano, con acné cuando está en estrés o problemas hormonales, y deshidratada por trabajar bajo el aire acondicionado, tu piel no es fija o estática, está viva, y cambia y tampoco deben ser fijos los productos que usas, tus objetivos también deben ser dinámicos, de acuerdo a las verdaderas necesidades de la piel.  

Si tu piel está deshidratada, tu objetivo es hidratar tu piel para disminuir esas molestias. Ahora una vez alcanzando el objetivo, ves que en un mes de uso disciplinado ya tu piel está hidratada, es hora de cambiar el objetivo, podríamos iniciar ahora con tratamiento facial de manchas en la piel.

Si no tienes esto claro  y no sabes tener un objetivo claro, pues vas a ser de los que compran todo lo que ven, lo que está de moda en el tiktok, o en Youtube, y prueban una crema de una, y una de otra, esperando que alguno haga efecto en la piel, y se vea mejor, y no pasa nada o te sale una dermatitis. La verdad sólo estás perdiendo tiempo y dinero, y nadie quiere eso.

PASO 3: Diseña una rutina básica con sólo 3 productos, adaptados a tu objetivo personal.

Un limpiador, un hidratante, y un protector solar, esta es la base de una rutina de principiante, para ti que estás empezando, te da flojera demasiados productos. Ahora poco a poco y dependiendo del objetivo puedes ir comprando más productos complementarios.

La idea es que inicies con una rutina de menos de 3 minutos.

Ahora vas a aplicarla 2 veces al día organizándote en mañana y noche, en la mañana usamos limpiador, hidratante y protector y a la noche agua micelar para quitar el maquillaje, luego un limpiador e hidratante

Yo uso una vez a la semana el limpiador de age reversist  tiene micro partículas exfoliantes que ayudan a lograr una limpieza profunda. 

Te muestro en el video cómo aplicarlo.

El resto de la semana uso el limpiador de resurface que contiene hoja de achicoria y me ayuda a aumentar los niveles de elastina mejorando muchísimo la apariencia joven de la piel.

Otro ejemplo, si tienes una piel grasa. Puede empezar con tu limpiador para piel grasa con tea tree, para dejarla limpia del exceso de sebo, sin resecarla, luego tu hidratante y tu protector solar que no te deje la piel pastosa o blanca.

Ahora pasamos de nivel, y podríamos agregar un serum antiséptico para los puntos específicos de oleosidad, dónde pueda tener principios de acné, aquí aplicamos el serum cicatrizante y desinflamatorio y listo,  o puede usar una mascarilla de carbon activado una vez por semana para una limpieza más profunda, que le ayude a minimizar los poros y mejorar la apariencia de la piel.

Otro ejemplo: piel seca, sin intolerancia a ninguna activo, con objetivo de humectación e hidratación.

Debe usar un limpiador gentil hidratante, al ser seca el hidratante debe ser más cremoso. No uses un producto de difícil aplicación para piel seca.

Luego subiendo de nivel para una rutina más avanzada, cuando ya te siente cómoda con tu rutina facial y quieres incluir más para ayudar a acelerar el proceso de mejora, podríamos agregar un serum con ácido hialurónico, que aplicarás antes de la crema, tanto de día o de noche. Y una vez por semana podrías agregar una mascarilla altamente hidratante aquí te recomiendo la de Age Reversist con vitamina C y oro, y lograr así el objetivo.

Cuando un rostro está deshidratado hablo de una alteración temporal de la capa superficial de la epidermis por falta de agua, que altera la barrera de la piel y genera malestar. En cambio, una piel seca o muy seca, es un estado constante, de un tipo de piel que carece tanto de agua como de lípidos.

Yo uso este serum de la línea de AQUA, principalmente porque esta semana mi piel la he sentido deshidratada, tensa, apagada, sin brillo, lo que hace que mi rostro parezca cansado. Es un suero a base de agua, con ácido hialurónico, que lo que hace es retener la humedad y ayudarme a lucir un rostro radiante.

Este serum se puede integrar sólito perfectamente a cualquier rutina de cuidado facial, y se puede usar de mañana y noche.

Yo lo uso yo porque lo necesita mi piel, si tu piel lo necesita cómpralo, si no no. Mantente con la rutina simple y listo. No compres por comprar, compren lo que su piel necesite.

Y recuerda siempre aplicar los productos siempre hacia arriba, tu cara es la única que tienes, cuídala, apapáchala.

Adicionalmente uso mi crema de contorno de ojos, ya como algo extra, porque yo ya manejo una rutina más avanzada, que igualmente repito en las noches. Pero tu con sólo el limpiador, el hidratante, y el bloqueador solar ya estás listo.

Es mejor tener pocos productos, pero usarlos, que tener un cajón lleno de productos vencidos, porque se te olvida ponértelos. 

Simplifica tu rutina, para que realmente la apliques. créeme que si usas menos productos, pero buenos y exactos para lo que necesitas es cuándo realmente vas a ver cambios.

Finalizo con mi hidratante de día.

Yo venía usando la crema de día de Resurface que tiene protector solar FPS 30, pero ahora como “mi objetivo es la hidratación” estoy aplicando la crema hidratante de AQUA que hace que mi piel quede muy fresca e hidratada por hasta 2 días.

Aplico en rostro y cuello.

En las noches si uso mi crema facial de noche de Resurface con Retinol y Vitamina C, porque me ayuda muchísimo a reducir las líneas de expresión, las arrugas, las manchas, prevenir el envejecimiento. Pero ten cuidado el retinol y la vitamina C son de esos ingredientes activos de los que puedes presentar reacción, así que si nunca lo has usado empieza sólo 2 noches a la semana, y si no tienes reacción, avanza a 3 hasta 5 noches a la semana, ya tu decides que tanto lo puede tolerar tu piel, o quizás sólo lo tolera 1 noche a la semana y está bien.

Ahora si después de la crema de día, aplica tu protector solar, en el rostro cuello y manos, aunque te quedes en tu casa lo vas a usar.

E incluso si estás bajo el sólo todo el día requieres re-aplicarlo varias veces al día.

Utiliza uno con mínimo Factor protección 50, y aplica encima maquillaje con protección solar, y ve retocando durante el día.

Errores cuando estás aprendiendo a usar una rutina facial

Comprar productos que no se adecuan a las necesidades, no tener un objetivo personal, y pensar que un limpiador es para todos, y lo que vas a terminar es haciéndote daño en la piel. Puedes incluso haber tenido una mala experiencia con un producto, que no te ayudó en nada, pero eso no lo hace malo, puede que simplemente no está orientado específicamente para tus necesidades.

Comprar demasiados productos y encimarlos todos a la cara, tres o cuatro cremas de día y de noche, 6 sueros diferentes, crees que aplicándote todo encima es la solución, y en cambio no tienes algo tan simple como un protector solar y tu cara luce cada vez más manchada y envejecida.

Decidir en base al precio y no cuidado el contenido de ingredientes, pues pueden estar cargados de petróleo, plomo, sulfatos de sodio, ingredientes muy agresivos que incluso hoy en día se usas para limpiar el suelo, en desengrasantes de motor, y detergente de lavado de coches, y tu te lo estás aplicando en la cara porque prefieres ahorrar un comprar una crema hidratante facial de 40 pesos que venden en la tienda de la esquina, y ahora vas a tener que pagar un tratamiento estético dermatológico para eliminar las manchas e irritación facial que te causó, pero tú te sentías tan inteligente por no gastar 800 en una que realmente puede hacerte lucir radiante y hermosa para siempre, porque está libre de parabenos, de sulfatos de sodio, de metales pesados, no contiene ingredientes animales y no son probados en animales. Quiérete un poquito más, yo te lo recomiendo.

Comprar aparatos, que son demasiado abrasivos, y que además exageradamente los usas diario, quitándole la capa oleoso natural necesaria en tu piel. Ten cuidado con todo eso, no te dejes llevar por comprar cosas que crees que te facilitan la vida, pero realmente te están haciendo daño.

No requieres usar aparatos limpiadores o exfoliantes diariamente, ni cargarte de 3 serum en una sola aplicación, sobresaturando tus poros, sólo estás perdiendo dinero, si tienes 3 o 5 serum, intercálalos usándolos cuando realmente necesites cada uno.

Y para despedirme quiero que recuerdes que lo más importante, lo primero que debes hacer en las mañanas es sonreír, porque eso le manda un mensaje a tu cerebro de que todo está bien, y vas a empezar increíblemente bien tu día, y ahora sí tu limpiador, hidratante y protector solar.

Disfruta tu aventura en el mundo del cuidado facial, y si esta información te ayudó a aclarar dudas, déjame tus comentarios aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.